lunes, 21 de mayo de 2012

El Universo que no vemos


Alberto Fernández Soto, del C.S.I.C. de la Universidad de Cantabria, dio una conferencia muy ilustrativa, en la Ciudad de las Ciencias de Valencia el miércoles (16/05/12), sobre el 95 % del Universo, o lo que es lo mismo, sobre lo que desconocemos.
Este joven científico-divulgador, de forma ordenada y clara, explicó lo inexplicable. Y digo bien, puesto que si algo nos quedó claro es que no sabemos NADA de la llamada materia oscura ni de la energía oscura. Hasta tal punto es así que podemos afirmar que ni siquiera los términos que utilizamos hacen referencia a lo que intentan denominar: la materia oscura ni es materia, porque no está formada por átomos (ni por ninguna partícula que conozcamos) ni, por tanto, es oscura. Aplíquese esto mismo para la energía.
Entonces ¿qué conocemos? Sabemos que existen por una serie de indicios y evidencias de sus efectos en el Universo conocido:
- Sin entrar aquí en la larga explicación que se dio, y partiendo de la certeza de que hubo un Big Bang, sabemos al medir la masa de determinados cúmulos estelares que pesan muchísimo más de lo que deberían pesar si sumamos la masa de cada una de sus galaxias; hasta entre un 90 y un 98 % de la materia es materia oscura. Esto mismo ocurre a menores escalas: al medir la masa de una galaxia es muchísimo mayor que si sumamos la de sus estrellas.
- La gravedad actúa sobre la materia y la energía, hasta deformar la luz si es lo suficientemente fuerte. Pues bien, algunos objetos actúan como una lente deformando la imagen que nos llega de otros muy lejanos; sin embargo, la distorsión de la luz es mucho mayor que la que puede provocar la masa del objeto que hace de lente.
- La masa total de la materia y energía existentes (el Universo conocido) debería provocar un “Big Crunch”; es decir, un colapso universal por atracción gravitatoria; pero el Universo no solo no se contrae, si siquiera se frena sino que se expande, y encima lo hace acelerando, condenado a la desmembración total de todos sus elementos en lo que será una sopa de partículas súper fría. Por tanto, hay una “energía” (le damos este nombre porque realiza un trabajo) que impulsa al Universo conocido.
La suma total del cálculo sobre la composición del Universo es la siguiente:


Seguramente, en algún lugar -como el CERN- se descubra la “composición” o qué es la materia oscura (qué partícula la define), aunque para la energía lo tenemos bastante difícil pues solo se puede estudiar a nivel cósmico, o lo que es lo mismo, no se puede experimentar en un acelerador de partículas o un laboratorio. Tema apasionante y misterioso.
Alberto Fernández